Rituels d’ Orient Barcelona

Disfrutando como sultanes

Rituels d’ Orient mola, pero en pareja, es absolutamente extraordinario.

Oriente nos regala una cultura rica en tradiciones, y costumbres que nos acercan. Rituels d’ Orient, nos acerca mucho más.
Recuerdo el día que vi en tv, una danza del vientre.

Una mujer, con la cara cubierta con un pañuelo, dejando a la vista unos inmensos ojos oscuros y penetrantes. Realizaba la danza de una forma sensual, portentosa, con un aire de control y de gracia indescriptibles.

Conseguía con los gestos de sus manos, de sus brazos, de sus caderas, hipnotizar como lo hace un encantador de serpientes.

Era en una película ahora antigua (sí, tengo una edad, y según como, hasta dos) y la bailarina engatusaba al sultán, en un baño turco.

Creo que fue en ese momento, en el que me enamoré de los Hammam (aunque no lo sabía, está claro)

¿Que no sabes lo que es? Pues yo te lo cuento.

Es un baño turco, un lugar con distintas salas, y baños. En ellos la humedad, el vapor y el agua, se convierten es un aliado para la salud, para la piel, para la mente y para el espíritu.

Rituels d' orient, planes en pareja

Rituels d’ Orient, en Barcelona, es lo más cerca que puedes estar de un Hammam perfecto.
No sólo porque tienen las salas perfectamente acondicionadas, con el punto exacto de esencia de eucalipto y menta. O porque sus instalaciones, pulcras y con la temperatura constantemente controladas, tehacen sentir que eres el sultán y disfrutas de todos los privilegios.

Me encanta la opción que Rituels d’ Orient  ofrece llamado “Ritual de los sultanes” para dos. Para poder compartirlo con tu pareja, en cabina doble. Para llevar esta experiencia al terreno de vuestra relación, y conseguir que el placer se multiplique.

¿En qué consiste?

El plan comienza en el vestuario, en el que os vais a encontrar todo lo necesario para disfrutar de la experiencia. Con una presentación exquisita, y una taquilla en la que dejar vuestras pertenencias en lugar seguro. Seguimos con una entrada al Hammam, pasar por la sala templada, amplia. Con una temperatura de 37º, en el que estaréis ataviados con solo un pareo que os facilitan. Tras una ducha tibia, os acomodaréis en uno de esos bancos de piedra calientes, para empezar a relajaros.

Os podéis refrescar con agua, bien en la ducha, bien con los cuencos de metal que están a vuestro servicio.

Luego se pasa a la sala caliente, de 46º, aquí es dónde se van a abrir las los poros, las toxinas fuera, y en medio de ese vapor, vais a encontrar el momento de relajación que os va a acercar más el uno al otro.
Os van a hacer una envoltura de Rhassoul y Karité y un masaje oriental en otra sala, en bancos de piedra, de 30 minutos, juntos, saboreando las delicias del masaje acompañado con quien más te importa.

Lo que pase después, es sólo cosa vuestra….

Puntuar y escribir una reseña

You have to agree to the comment policy.

Suscríbete a la Newsletter






Created by potrace 1.10, written by Peter Selinger 2001-2011